El puño lo atrapa.