No pegarle al jugar.