Pensar que era una obligación.